Ser madre primeriza es una experiencia emocionante y a la vez atemorizante para cualquier mujer. Muchas veces lo que nos imaginamos es mucho peor que la realidad, por eso te recomendamos informarte previamente lo más posible. Recuerda que las primeras semanas son de aprendizaje; aprenderás mucho, tanto de tu recién nacido como de tí misma. 

Muchas madres tienen miedo o incertidumbre sobre cómo reaccionarán al dar a luz, sin embargo, lo mejor es no preocuparse antes de tiempo. Además, en la actualidad cada vez hay más facilidades y la tecnología ha permitido que todo el proceso sea mucho más llevadero. ¡Continúa leyendo para recibir algunos consejos y tips!

¿Qué desafíos enfrenta una madre primeriza? 

Cambios corporales

cambios corporales madre primeriza

El cambio corporal puede ser un tema de preocupación para una mujer que será madre por primera vez. El objetivo de estas contingencias durante el embarazo es recibir al bebé en las mejores condiciones. Tus pechos crecerán, pero no se terminarán de formar hasta que empieces a amamantar a tu pequeño. De igual manera, los músculos de tu zona pélvica se aflojaran un poco.

Por otro lado, tu estructura cerebral también se modificará. Esto no suele mencionarse mucho pero, los cambios hormonales también realizan cambios dentro de la mente. Por esta razón muchas mujeres presentan cambios de ánimo o conductas inusuales. No obstante, no debes preocuparte ya que se trata de una situación transitoria.

Algunos cambios corporales que sufre tu cuerpo durante el embarazo son:

  • Puedes experimentar pérdida de cabello
  • Tus labios, lunares y areola pueden oscurecerse
  • Los músculos de tu vejiga pueden debilitarse, causando problemas urinarios
  • Estreñimiento
  • Estiramiento de la zona ósea de la pelvis

Sí quieres saber al detalle todo lo que debes esperar durante esta etapa vital lee la Guía de cuidados en el embarazo del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria.

Desafíos emocionales

cambios emocionales madre primeriza

Además de los cambios emocionales producidos por la segregación de hormonas, el embarazo supone un transformación importante para cualquier madre primeriza. Tener un bebé significa dejar de tener una vida centrada en tí mismo, para dar paso al cuidado de un niño o niña que dependerá de ti por completo. 

Por un lado, convertirte en madre te obligará a tener que organizar tu vida social, tu tiempo de ocio y tu trabajo. Esto puede resultar costoso porque estarás pasando por cambios físicos, emocionales y muchas veces estarás privada de sueño. Sin embargo, en esta etapa lo mejor es que pidas ayuda a tus seres queridos; si te echan una mano al principio el proceso será más llevadero. 

Por otro lado, algo que suele aparecer con mucha frecuencia en las madres primerizas es el sentimiento de culpabilidad. A muchas mujeres les cuesta darse un respiro o una pausa porque sienten que abandonan a su pequeño. No obstante, recuerda que es mejor que el tiempo que pases con él sea de calidad; tu descanso es vital porque la mejor madre es una que esté feliz.

Tips para facilitar el proceso a una madre primeriza

Prepara el guardarropas del bebé

prepara el guardarropas del bebé

Si estás a punto de convertirte en madre, seguramente tengas dudas en cuanto a qué prendas debes tener. Lo más recomendable es tener ropa para bebés de 0-6 meses. Esto se debe a que el tamaño de cada recién nacido varía. De igual manera, algunos niños crecen mucho más rápido que otros y necesitan cambiar de armario antes ¡Pero seguramente vas a necesitar un poco de todo!

También es necesario que laves la ropa del pequeño antes de que vayas a ponérsela. Recuerda que las prendas que compramos en las tiendas han pasado por muchas manos; proteger a tu recién nacido de los gérmenes es vital. Similarmente, deberás hacer lo mismo con todo objeto que vaya entrar en contacto con el neonato: peluches, juguetes, mantas, etc. 

Escribe todos los consejos de tu médico 

escribe todo madre primeriza consejos

Escribe, escribe, escribe. Parece imposible que llegues a olvidar algunas cosas básicas del cuidado de tu pequeño, pero puede pasar. Por esta razón te recomendamos que apuntes todos las recomendaciones de tu médico y que hagas una lista de tareas detallada para seguir. La mejor forma de asegurarte de no olvidar nada es haciendo una check list. 

Mantener un control de las citas del médico, el calendario de vacunas o cualquier cuidado de tu neonato es esencial. Recuerda que ser una madre primeriza es una experiencia nueva y tumultuosa, con lo cual es normal que pases algunas cosas importantes por alto. 

Una buena opción es hacer una lista de recordatorios en tu teléfono móvil. Las alarmas constantes te obligarán a cumplir con todo lo que te habías propuesto.

Cuida de tí misma

auto-cuidado madre primeriza

Estar en contacto contigo misma y con tus emociones es vital durante las primeras semanas de haber recibido al bebé. Es vital que te tomes un tiempo para desconectar de vez en cuando. Debes renovar tu energía para estar al 100%. De igual manera, te recomendamos que te desenchufes del móvil por un tiempo ¿Necesario? No, pero es una buena sugerencia. 

Por otro lado, también te sugerimos estar atenta a los síntomas de la depresión postparto. Las madres suelen reaccionar con vergüenza y culpabilidad ante esta situación, sin embargo, se trata de una afección totalmente normal. Algunos de los síntomas de este trastorno del ánimo son: 

  • No disfrutar de tus actividades diarias preferidas
  • La llegada de tu bebé no te ha causado tanta felicidad
  • Te sientes deprimida y triste
  • Haz empezado a aislarte y no socializas mucho

¡Ama tu cuerpo!

ama tu cuerpo madre primeriza

Amar tu cuerpo es esencial después de que hayas dado a luz. Muchas mujeres quieren perder los quilos de más rápidamente y a toda costa. Sin embargo, esto no es nada saludable ¡Hay que ir poco a poco! Toma en cuenta que acabas de sacar un bebé de tu barriguita; sé paciente contigo misma y deja que la naturaleza siga su curso normal.

Al principio sentirás tu estómago bastante flácido y las venas protuberantes estarán presentes. Todos estas molestias durarán solo un tiempo; lo más importante es que sepas darle a tu cuerpo el tiempo que necesita para recuperarse. No obstante, esto no significa que no puedas ayudar al proceso natural comiendo sano o haciendo ejercicio físico. 

No te sientas culpable y evita compararte con las demás

evita comparaciones maternidad

“Las comparaciones son un acto violento contra tí misma” Muchas madres entran en el error de ver lo que otras mujeres hacen con su maternidad. Sin embargo, esto es una equivocación porque todas las personas son diferentes. Algunas tienen más tiempo para dedicarle a sus hijos porque no trabajan, mientras que otras deben hacerle frente a ambas cosas. 

Buscar ser la madre perfecta es un objetivo inalcanzable. Por esta razón, lo mejor es que hagas tu mejor esfuerzo y dejes de sentirte culpable cuando cometas un error. Entrar en este círculo de culpabilidad sólo te hará sentir peor y te dificultará ser la mejor mamá que puedes ser. 

No intentes ser una super-madre

no seas super-mama

Si eres una madre primeriza, es totalmente normal que no alcances a hacer todas tus tareas al principio. Algunos día podrán parecerte eternos y cuesta arriba. Pero no te preocupes, es totalmente habitual que esto pase; enfócate en hacer lo que puedas. Un consejo que podemos darte es que priorices las cosas que sean más importantes para tí.

También es bueno pedir ayuda a tus seres queridos ¡Siempre estarán allí para ayudarte! Habrán momentos en los cuales te sentirás agobiada estando todo el día dentro de tu casa con tu neonato. Por ello, es aconsejable que alguien cuide de tu pequeño para que puedes descansar de vez en cuando. 

Haz otras actividades y busca hobbies

hobbies maternidad

Realizar actividades fuera de la maternidad y dedicarte a tus hobbies es altamente aconsejable. ¿Qué te parece pintar? ¿Hacer fotografías? ¿Salir a correr? Aunque ames cuidar de tu pequeño, si no te tomas un tiempo para tí misma acabarás quemándote. Por esta razón, te sugerimos que te tomes un tiempo al día para llevar a cabo actividades que te gusten y te llenen. 

Además, es bueno para tu salud mental tener otra cosa por la que sentirte orgullosa. Ser madre puede parecer un trabajo a tiempo completo, pero también es importante tener algo que sea solo tuyo. ¡Si no encuentras nada que te guste no te desesperes y sigue buscando! Lo importante es abrir tu mente a cosas nuevas y no encasillarse en tu nuevo rol.

Prepárate, prepárate, prepárate

preparación madre por primera vez

¡Anticiparse siempre es bueno! Quizá una de las formas más efectivas de evitar tener problemas en un futuro es que prepares todo lo que necesitarás cuando llegue tu bebé. Tener biberones y leche de fórmula es importante si aún no sabes si podrás amamantar a tu neonato durante sus primeras semanas. 

De igual manera, deberías tener preparados pañales para recién nacido. No obstante, toma en cuenta que los pequeños crecen rápido durante sus primeras semanas; evita comprar demasiados o tendrás que tirarlos. Asimismo, también es recomendable que compres una buena pañalera para transportar los artículos con comodidad.

Finalmente, no olvides reunir todos los artículos de higiene personal que necesita un bebé al nacer. Estos productos son los más importantes de la lista porque prevenir que tu pequeño contraiga una infección es vital. Tampoco te olvides de tener crema para las rozaduras; si el niño/a se escalda estará muy incómodo.

Mide la temperatura de tu bebé

medir temperatura bebé

Cuando eres madre primeriza, es importante tener en cuenta la temperatura de tu pequeño. Por ello, medir la temperatura del bebé es una buena idea porque muchas veces los vestimos con prendas demasiado calientes. Es muy habitual que un neonato llore por calor e incomodidad. Sin embargo, pocas madres lo atribuyen a que puede estar incómodo por llevar ropa excesivamente aislante.

Recuerda que aunque parezca inevitable vestir a tu pequeño con jerséis y conjuntitos arropados, a veces la época del año no es la adecuada. Por ello, mide su temperatura y usa el sentido común. Si tu estás en pantalones cortos, tu hijo/a seguramente tampoco estará muriendose del frío. 

Si tu bebé está durmiendo aprovecha para descansar

duerme si el bebé duerme

Cuando logres que tu pequeño caiga en un sueño profundo, no lo dudes y aprovecha para recostarte un rato o dormir tú ¡Lo necesitas! Algunas madres emplean estos momentos para limpiar o hacer tareas pendientes, pero lo mejor es priorizar tus horas de descanso.

No olvides que el cuidado personal es sumamente importante para ser la mamá que quieres ser. Si estás excesivamente cansada es más probable que olvides cosas o cometas errores. Además, si tienes demasiadas tareas pendientes aprende a delegarlas a alguien más, de lo contrario acabarás quemándote. 

Conclusiones

Ser madre por primera vez no es nada fácil. Recuerda ser paciente contigo misma en todo momento. Pide ayuda y no te exijas demasiado. Lo más importante es darle cariño a tu pequeño y hacerlo todo con amor. En el siguiente gráfico te resumimos algunos de los tips que puedes seguir:

tips madres primerizas

¿Estás a punto de ser madre por primera vez?

Si estás a punto de tener un bebé y nunca antes has vivido esa experiencia te recomendamos leer el blog de Minutus. Hemos buscado y curado la mejor información para ayudarte en el proceso de maternidad. 

Además, tenemos muchísimos productos para neonatos desde bolsas maternales y neceseres hasta camisetas y jerséis, petos y ranitas, sacos, etc. Todos nuestros artículos están hechos con excesivo cuidado y al detalle. Tenemos muchos diseños para que elijas el que más te gusta para tu pequeño/a.

¡Si tienes alguna duda no dudes en contactarnos!